Entradas populares

martes, 4 de agosto de 2015

Mas antipsicóticos... Aripiprazol


Por vivencia propia y de mis hijos, es un buen medicamento para controlar ciertas características que presentamos los Bipolares 2. Sobre todo se utiliza para tratar adultos que padecen una enfermedad caracterizada por síntomas tales como oír, ver y sentir cosas que no existen, desconfianza, creencias erróneas, habla incoherente y monotonía emocional y de comportamiento. Las personas en este estado pueden también sentirse deprimidas, culpables, inquietas o tensas.
Ya noto desde hace unos meses más estabilidad en mis dos hijos, que para mi es una gran tranquilidad, lo malo fue al inicio, que le dieron 1/2 pastilla y por las náuseas , ansiedad y mareos, le tuvieron que bajarles a 1/4.
A mi me lo dieron por un tiempo pero al contrario los efectos secundarios para media pastilla eran muy fuertes y con 1/4 me la pase más ansiosa, de hecho estoy fumando de nuevo desde hace unos meses, antes hace 3 años y medio fumaba, de vez en cuando un par de cigarros y nunca todos los días, ahora eran diario unos 4/6. Ya no lo tomo, pero mi Seroquel lo tenía en 200 mg y ahora volví a 300 mg y no noto la ausencia de este otro antipsicótico, por suerte.
Les contare un poco de lo que averigüé sobre este antipsicótico llamado Aripiprazol, que es el nombre del compuesto.                                                             

Comercializado como Abilify, en México , por Bristol Myers Squibb, en otros países como Ilimit o Ariprazol. Es un fármaco antisicotico  que fue aprobado por la FDA el 15 de noviembre de 2002 para el tratamiento de la esquizofrenia, siendo el sextoantisicotico atipico  que consiguió este estatus. Recientemente también recibió la aprobación de la FDA para el tratamiento de la fase maniaca aguda y episodios mixtos asociados con el trastorno bipolar, así como el tratamiento de la depresión clínica.

Hay que tener especial cuidado con el aripiprazol:
  • · Si tiene azúcar en sangre alto o historia familiar de diabetes· 
  • · Si tiene rigidez muscular o inflexibilidad con fiebre alta, sudores, estado mental alterado, o latido del corazón muy rápido o irregular
  • ·Si presenta movimientos musculares irregulares e involuntarios, especialmente en la cara
  • · Si sufre enfermedades cardiovasculares, historia familiar de enfermedad cardiovascular, ictus o "mini" ictus o presión sanguínea anormal.


Antes de tomar este medicamento:
Informe a su médico y a su farmacéutico si es alérgico al aripiprazol, a algún otro medicamento o a alguno de los ingredientes en las tabletas, las tabletas solubles por vía oral o la solución oral de aripiprazol. 
Informe a su médico y no olvide mencionar ninguno de los siguientes: antidepresivos (elevadores del estado de ánimo); antimicóticos, como itraconazol (Sporanox) y ketoconazol (Nizoral); antihistamínicos; bupropión (Wellbutrin); carbamazepina (Tegretol); claritromicina (Biaxin); fluoxetina (Prozac, Sarafem); inhibidores de la proteasa del VIH, como atazanavir (Reyataz), indinavir (Crixivan), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir) y saquinavir (Invirase); ipratropio (Atrovent); medicamentos para la ansiedad, presión arterial alta, síndrome de intestino irritable, enfermedad mental, mareo por movimiento, enfermedad de Parkinson, convulsiones, úlcera o problemas urinarios; nefazodona; paroxetina (Paxil, Pexeva); quinidina; rifampina (Rifadin, Rimactane); sedantes; píldoras para dormir; telitromicina (Ketek); y tranquilizantes.

El aripiprazol puede provocar efectos secundarios. Informe a su médico si alguno de estos síntomas es intenso o no desaparece:

  • dolor de cabeza
  • nerviosismo
  • somnolencia
  • mareos
  • acidez estomacal
  • estreñimiento
  • diarrea
  • dolor de estómago
  • aumento de peso
  • aumento del apetito
  • aumento de la salivación
  • dolor, especialmente en los brazos, en las piernas o en las articulaciones


Advertencia importante para las personas que tienen depresión:
Una reducida cantidad de niños, adolescentes y adultos jóvenes (de hasta 24 años de edad) que durante estudios clínicos tomaron medicamentos contra la depresión, desarrollaron tendencias suicidas (pensar en hacerse daño o quitarse la vida, o planear o intentar hacerlo). Los niños, adolescentes y adultos jóvenes que toman antidepresivos para tratar la depresión u otras enfermedades mentales pueden ser más propensos a desarrollar tendencias suicidas que aquellos que no toman antidepresivos para tratar dichas afecciones. No obstante, los expertos no conocen con exactitud la magnitud de este riesgo y hasta qué punto se lo debe tener en cuenta al decidir si un niño o un adolescente deben tomar o no un antidepresivo. 


Tú eres mejor cada día...

Tú eres mejor cada día...
animo!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...